lunes, 16 de febrero de 2015

CARTAS CON SABOR A LIMA. CAPÍTULO VEINTIUNO

CAPÍTULO VEINTIUNO: HAMBRE

Lola sentía los pechos pesados y llenos. Era una sensación desconocida, excitante y que la desorbitaba. Las manos de Logan ahuecaban sus pechos mientras su respiración cálida le acariciaba la nuca. Ella cerró los ojos y dejó escapar un suspiro tembloroso con los labios entreabiertos; mezcla de la ambivalencia de sensaciones que le acariciaba el cuerpo.
Se sentía cohibida y excitada. Era incapaz de reaccionar pero no quería que Logan se detuviera. Él pareció entender lo que le sucedía, pues con sumo cuidado descendió sus manos hasta su vientre. Lola contuvo un gemido al percatarse de que los dedos de él se colaban por el interior de su camiseta.
Le ardía la piel. Estaba laxa pero no podía mover ningún músculo. ¿Qué hacer cuando eras tan inexperta que una simple caricia te trasportaba a un mundo prohibido y tentador que ansiabas descubrir?
Se le aceleró el corazón en cuanto las yemas de los dedos de él rozaron su sujetador. Logan posó los labios sobre su nuca, y su lengua le recorrió el cuello hasta soltar leves mordisquitos que la aturdieron.

Con una mano, agarró el cierre del sostén y liberó los pechos con facilidad. Lola aguantó la respiración al sentir las manos de Logan rozando la piel de sus pechos. Los dedos recorrieron las aureolas hasta hacerla delirar de placer. Quiso ladear la cabeza para mirarlo a los ojos, pero fue innecesario. Logan se aferró a sus caderas y de un tirón le dio la vuelta.
Cara a cara, se miraron sin decir una palabra. Ella se asustó al cerciorarse de la forma en la que él la miraba. Logan la observaba con hambre y deseo... y quería creer que nadie la había mirado antes así.
Quiso decirle que sería incapaz de llegar todo lo lejos que él necesitaba, pero se le olvidó en cuanto la boca de Logan se hundió en su garganta. Lamió la piel hasta hacerla delirar.
─Logan... ─no estuvo segura de si fue una petición para que continuara o se detuviera.
Él ladeó una sonrisa traviesa antes de agacharse a sus pies.
─¿Qué?
─Me encanta lo que me haces ─admitió, acalorándose al sentir que él le levantaba la camiseta y exponía sus pechos.
Nadie le había visto desnuda... nadie la había tocado así... nadie...
Logan suspiró y apoyó la cabeza contra su vientre. Una sonrisa se dibujó contra su piel.
─Eres tan sincera que me asustas, Lola.
Antes de que ella pudiera responder alguna incoherencia, pues no se sentía dueña de su propio cuerpo ni de sus acciones, él subió hacia arriba hasta capturar los pechos con la boca. Lola abrió los ojos de par en par y tensó los brazos.
¿Qué me está haciendo? ¿Eso se puede hacer? Oh... me gusta, de eso no tengo ninguna duda, pensó para sí misma.
Agarrándola de las nalgas, Logan mordisqueó los pezones hasta hacerla jadear. A ella le pareció que él había buscado aquella reacción. Aturdida pero deseosa de dar la talla, logró mover los brazos. Con manos temblorosas, hundió los dedos en el cabello castaño de él, lo que terminó por volverlo loco.
─Es una sensación extraña... me duele y me gusta a la vez. ¿Es eso normal? ─preguntó aturdida.
Necesitaba explicarse porque sentía los pechos doloridos y muy sensibles.
Él inclinó la cabeza y pareció asombrado ante el comentario. En realidad, en todas sus aventuras nadie se había mostrado tan honesta ante sus caricias. Estaba confundido y encantado. Lola era única.
─Sí, es normal ─consiguió decir.
La miró a la cara mientras pellizcaba los pezones. Lola jadeó.
─A ti no te importa que yo no tenga experiencia... ¿Verdad? ─musitó ella, sopesándolo.
Él se agarró a sus pechos.
─Si siempre eres sincera conmigo... no, por supuesto que no me molesta. Joder, Lola... ¿Cómo me va a molestar? Eres perfecta...

Le subió la falda mientras succionaba sus pezones. Lola consiguió encontrar su voz para decir su nombre, y las manos de él dejaron a un lado la contención para ascender por los muslos. Lola sintió un cosquilleo en el centro del estómago que se extendió por todo el cuerpo hasta dejarla atontada.
Entonces, él fue demasiado atrevido al agarrar su ropa interior. En cuanto la mano se enterró entre sus muslos para ir más allá, Lola sintió miedo y se tensó. Atrás quedó el placer que acababa de otorgarle, pues estaba asustada. Se apartó de él para cubrirse con pudor, y Logan reprimió una maldición. Con toda la calma que pudo reunir, le bajó la falda e hizo lo mismo con la camiseta, con cuidado de no avergonzarla más de lo que ya percibía.
Lola se abrazó a sí misma y rehuyó su mirada.
─Lo siento ─se disculpó, aterrorizada de haberlo decepcionado.
Logan frunció el entrecejo. Le sostuvo la barbilla con los dedos para obligarla a que lo mirase. Detestaba que ella sintiera la necesidad de rehuirlo.
─Jamás te disculpes por ser sincera contigo misma ─le dijo con suavidad.
─Me ha gustado hasta que... has bajado demasiado ─se explicó, mordisqueándose el labio inferior.
─Eh, tranquila ─le restó importancia─. No pasa nada, Lola.
─Claro que pasa ─se quejó─. Quería que siguieras pero me daba muchísimo miedo ser incapaz de detenerte si...
La interrumpió ofendido.
─Me detendré siempre que me lo pidas, Lola ─la miró a la cara con indignación─, no haré nada que pueda molestarte.
─Lo sé ─sonrío ante su desconcierto─. No me has entendido. Lo que me asustaba era ser incapaz de detenerme porque lo estabas haciendo muy bien, ¿Sabes?
Logan estuvo a punto de atragantarse con su saliva.
¿Qué le pasaba a aquella chiquilla? ¿Por qué tenía que ser tan sincera hasta el punto de trastocarlo?
─No digas eso. No soy de piedra ─se quejó.
Lola rodó los ojos hasta el bulto de su entrepierna. Logan se encogió de hombros, despreocupado ante tal evidencia.
─No, no eres de piedra ─fue todo lo que pudo decir.
Logan le pasó un brazo por los hombros y la llevó hasta la moto.
─Es más de medianoche. Es hora de que te lleve a casa.
─¿Desde cuando eres tan responsable? ─se burló ella.
Logan soltó una risilla.
─¿Tendrás ganas de bromear cuando tu madre te eche la bronca por frecuentar malas compañías?
Ella hizo un mohín con la boca. Se agarró a su cintura y se quejó cuando él le colocó el casco sobre la cabeza.
─A mí me resultas una compañía muy interesante.

***
Lola aguantó con estoicidad los gritos de su madre. A su lado, su padre parecía indiferente mientras trataba de aparentar una mirada severa. En el pasillo, su hermano pululaba a su aire.
─¡Nos has dado un susto de muerte! ¿Qué horas son esas de llegar? ─le recriminó, con la expresión desencajada.
Lola mantuvo la vista fija en el suelo.
─La una y media de la madrugada ─respondió con naturalidad.
─¿Te crees muy listilla? ¡No vas a volver a salir hasta que se me olvide! ─se enfureció.
Lola resopló.
─Tengo que ir a trabajar.
─Del instituto al trabajo y del trabajo a casa, ¿Me has entendido?
Lola sintió el deseo de contradecirla. Y estalló.
─No soy una niña.
─Lo eres mientras vivas en esta casa.
─Eso tiene fácil solución ─soltó con atrevimiento. Caminó hasta la puerta mientras escuchaba los gritos de su madre─. ¿Puedo salir al porche o necesito tu aprobación?
Al percatarse de que su madre comenzaba a discutir con su padre para recriminarle su pasividad, salió al porche y se sentó sobre la escalinata principal. Con las manos sobre el rostro, cerró los ojos y sintió unas ganas tremendas de llorar.
Sobraba decir que no se debía a la discusión con su madre. Quería llorar porque se sentía confusa. Asustada. Muy aturdida. Le había gustado su encuentro con Logan pero existía algo que fallaba.
¿Era ella?, se preguntó al borde del llanto.
Trató de tranquilizarse al comprobar que Álvaro estaba paseando a su perro en la acera de en frente. La saludó con la mano, y ella le devolvió el saludo con desgana. Estaba segura de que la discusión con su madre se había escuchado en toda la manzana. Sin pensárselo, Álvaro cruzó la carretera para plantarse delante de ella.
─No deberías acostarte tarde. Mañana madrugas ─sugirió, con una sonrisita que a ella la hizo rabiar.
Estaba disfrutando porque le había caído una buena bronca.
─Te recuerdo que madrugamos los dos. ¿Qué horas son estas para pasear a tu perro? ─replicó enfurruñada.
─La que me da la gana ─respondió cortante─. Uno hace lo que quiere cuando no tiene que darle explicaciones a nadie.
Lola se levantó para mirarlo a la cara.
─Hay una gran diferencia entre tener la obligación de darle explicaciones a la gente que te rodea y sentir la necesidad de hacerlo.
La acusación no le sentó nada bien a él, pues ella se percató de que agarró la correa de su perro con rabia.
─Apuesto a que estás encantado al escuchar la bronca que me ha caído.
─No me alegro por el mal ajeno. Sobre todo si la persona me importa tanto como lo haces tú ─repuso él.
Lola fue incapaz de mirarlo. Siempre tenía que soltar comentarios que la aturdieran en el momento más inoportuno.
─Algún día no tendré que darle explicaciones a nadie de lo que hago ─quiso hacerle entender.
Álvaro se puso serio.
─Hoy no es ese día, Lola.
Ella subió los escalones y abrió la puerta.
─Buenas noches, Álvaro.

¿Qué os ha parecido? Espero vuestros comentarios!!1






















21 comentarios:

  1. ayyyy nooo es megacorto Chloeeeeeee agrrrrr el jueves un poco massssss porfisssss ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Me mataste y reviviste con Logan!

    A mi también me ocurrió -bajo mi techo, mis reglas- y el mismo resultado acabo por suceder. ¡Cada vez es más corto el cap! Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanto!! Fue algo así como: ¡oh por dios!. Pero estuvo buenisimo! Y si, a todos alguna vez nos han dicho esa frase xD!
    Esperando con ansias el próximo capi;D!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es super cortoo joo y estata lola se podia dejar kerer un poco mas x dioss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Es que es un poco pavilla ayyy... bsos¡!

      Eliminar
  5. Holaa!! Guauu me a encantado , que calor me a entrado madre mia vaya encuentro entre Lola y Logan la cosa se esta poniendo muy interesante.
    Ayyy Alvaro si el supiera lo que Lola a estado haciendo........ Jajaja.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Álvaro lo supiera le daríaun ataque jajaja besos¡!

      Eliminar
  6. Pero bueno, ¿puede ser más mono Logan? Qué hombre!! Más que Álvaro eh, que vaya... vaya... a ver si espabila y hace algo ¡ooooj!
    Genial como siempre, con ganas del próximo :)
    Muak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Álvaro sigue con sus demonios... tendrá que espabilar¡!

      Eliminar
  7. EXCELENTE!!!!!!!!!!!!!! Logan como siempre tan el dios como me gusta este chico..... Pero que le pasa a Alvaro haber si se pone las pilas . Como siempre Chloe impecable esperando para el proximo capitulo besos bella!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hay que lo veo venir!!!!!! que Alvaro se la queda!! y eso no puede serrrrr... quiero que se quede con Logán por favorrrrr. me encanta Logán cada vez masssssssss.... pobrecito vaya dolor que tiene que llevar.... y encima en moto... jajajajajajaja.... cada vez se nos hacen mas cortos Clhoe jajajajajaja.... Felicidades como siempre..... besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja el pobre se quedó a dos velas jeje besossss¡!

      Eliminar
  9. Pues yo no qiero qe se qede con Alvaro,qe no,qe no,Logan siiiii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complicado elegir entre los dos :s besos¡!

      Eliminar