jueves, 26 de marzo de 2015

CAPÍTULO 28. CARTAS CON SABOR A LIMA

CAPÍTULO VEINTIOCHO: TODO POR PERDIDO.

─¡Lola! ─Álvaro prorrumpió aquel grito angustiado antes de echar a correr hacia el extraño que se la llevaba a rastras.
Pudo vislumbrar la hoja afilada contra la garganta femenina, y la perla de sangre que brotó de la piel cuando aquel extraño clavó la punta del cuchillo sobre la carne en un gesto amenazante. Los ojos de Lola se llenaron de lágrimas, y en su rostro se reflejó el pavor de la creencia de que iba a morir.
El cuerpo de la joven temblaba, agazapado contra aquel bárbaro que la trataba con gran rudeza. La sostenía del cabello y mantenía la daga peligrosamente cerca de su garganta. Desconsolada, los ojos de Lola buscaron los de Álvaro, y él sintió que moría de impotencia.
Suplicantes, aterrorizados y brillantes por las lágrimas, le rogaban en silencio que hiciera algo para alejarla de las fauces de aquel malnacido. Álvaro no sabía lo que hacer. Jamás en su vida se había visto en una situación como aquella. El temor a perderla lo eclipsaba todo, e impelido por una furia que solo había sentido con Amanda, avanzó con las manos desnudas hacia aquel extraño.
Sólo fue necesario que aquel hombre clavara la hoja en la barbilla de Lola para detenerlo. Una reguero de sangre descendió por la garganta y salpicó la ropa de ella, que prorrumpió a llorar en un llanto histérico.
─¡No des un paso más! ¿Quieres hacerte el héroe, eh? ─el hombre zarandeó a la joven tirándole del pelo mientras increpaba a Álvaro con sus palabras─. Si das un paso más, la degollo delante de tus narices.
Álvaro contempló la escena con impotencia. Hacía unos minutos, se había comportado como un capullo porque la idea de permitir que Lola gozara en manos de otro hombre lo ponía furioso. Pero ahora, aquel pensamiento se le antojó insultante. Lo único que deseaba era que Lola siguiera con vida, regalándole alguna sonrisa de vez en cuando mientras crecía como la mujer inteligente y bella en la que se estaba convirtiendo.
─Déjala en paz, te lo suplico ─Álvaro extendió las manos hacia aquel extraño en un gesto de completa rendición─. Llévame a mí, pero déjala a ella. No es más que una niña...
─Una niña... muy bien formada... que parece toda una mujer ─las manos del hombre recorrieron lascivas los pechos.
Algo oscuro, desatado y primitivo se apoderó de Álvaro, que desoyendo a su interior razonable, fue incapaz de contenerse y se abalanzó hacia aquel hombre que manoseaba a Lola mientras ella trataba de cubrirse.
─¡Qué te estés quieto, joder! ─bramó el hombre, asiendo el cuchillo de nuevo contra el cuello de Lola─. Le voy a rajar la puta garganta si das un paso más, ¿Me oyes?
Álvaro asintió. Tenía el rostro sudoroso y ardiente, la mandíbula apretada y la certeza de que de no estar Lola en medio, habría matado a ese animal con sus propios puños. Debía contenerse por el bien de la muchacha, pero el temor de perderla lo impelía a hacer una locura.
─¿Qué es lo que quieres? ¿Dinero? ─lo tentó, en un intento porque la soltara. Sacó la cartera de su bolsillo y la tiró al asfalto, a pocos centímetros de los pies del hombre─. Toma todo lo que quieras y lárgate.
El hombre soltó una carcajada áspera que a Álvaro le heló la sangre. Aquel lunático contemplaba a Lola como un hombre deseoso de probar a una mujer como ella. Lola podía ser una jovencita, pero su cuerpo evidenciaba todo lo contrario.
─Lo que quiero... lo tengo en mis manos ─rugió el hombro.
Agarrando a Lola del cabello, la metió a rastras dentro del coche aparcado junto a él y se subió al asiento delantero. Álvaro echó a correr en su dirección, y trató de abrir la puerta pese a que el automóvil comenzó a moverse. Al comprobar que estaba cerrada por dentro, golpeó con furia la ventanilla del coche con tal violencia que el cristal se resquebrajó y la sangre manó de sus puños. Ni siquiera sintió dolor cuando el hombre clavó la hoja en el dorso de su mano, aceleró el coche y Álvaro fue arrastrado por el asfalto varios metros hasta que tuvo que soltarse.
Varios profesores y alumnos corrieron en su búsqueda y trataron de levantarlo, pero tirado en el suelo, Álvaro solo pudo contemplar hacia la carretera vacía por la que acababa de perderse el vehículo. Lola iba dentro del coche.
Tenía los nudillos ensangrentados y repletos de aristas de cristal. En el dorso de la mano derecha manaba un reguero de sangre debido a la herida que le causó el cuchillo. Debido a la caída, se había dislocado un hombro. Pero no sentía dolor. En aquel instante, un creciente desasosiego se apoderó de él.
¿Qué iba a ser de la dulce Lola?
***
Logan se consumía de celos en su habitación. Se había bebido la tercera cerveza mientras juraba no volver a buscar a Lola. ¿Para qué? Si amaba a otro que no era él.
Detestaba pensar que mientras la había besado cabía la posibilidad de que la mente de ella pensara en el tal Álvaro.
No.
Sacudió la cabeza y estrechó la botella vacía contra la pared.
Mis besos no has podido fingirlos, Lola. Eran tan reales como tus gemidos. Porque estás hecha para mí... pese a que él llegó primero.
─No puedo odiarla. Por más que lo intento, no puedo odiarla. Lola se ha metido dentro de mí. La siento en todas partes. En mi cama por las noches. En cada aliento. A cada maldito segundo. Debería alejarme de ella porque el sentimiento que me carcome por dentro no es sano...; si pienso en ella en manos de ese hombre me entran ganas de cometer una locura. La quiero para mí. Lo quiero todo de ella. La necesito pese a que siempre creí que tras perderlo todo no volvería a necesitar a nada ni a nadie.
Lola tenía algo que lo consumía y lo obligaba a regresar a por más. Dios sabría lo que era... pero con ella se sentía en paz y en calma. Antes, cuando estaba solo, iba hacia aquel acantilado porque soñaba con tirarse y estamparse contra las rocas. Para una mierda de vida como la suya, aquello suponía la paz perpetua.
Desde que la conocía, sin embargo, las cosas habían cambiado. Un beso de Lola suponía la gloria. Perderse en su olor le evocaba la felicidad de una infancia que fue hermosa hasta que todo se derrumbó.
No se trataba del sexo... pese a que lo deseaba con todas sus fuerzas. Antes todo se limitaba a un polvo en el que él tomaba lo que deseaba. A Lola sabía que no podía tratarla así. Y no porque fuese virgen, sino porque él deseaba amarla con sus manos, seducirla con su boca hasta que ella le rogara que no se detuviera. Quería abrazarla y olvidarse de todo. Descubrirle un mundo cargado de sensualidad. Regalarle algo que jamás pudiera olvidar.
Quería hacerle el amor lentamente.
Cerró los ojos y se llevó las manos a la cara. Se había sentido desamparado demasiadas veces, pero nada tenía que ver con el terremoto que sacudía sus sentimientos. Incluso sentía la sensación de olvidar la venganza orquestada durante años y convertirse en un buen chico. Alguien con futuro. Uno que pudiera ofrecerle a ella algo más que una incertidumbre pasajera.
Entonces sonó el teléfono. El teléfono de casa de su tío que solo conocía el tipo de calaña con el que aquel saco de mierda se relacionase. Descolgó el teléfono para colgarlo, pero antes de hacerlo, escuchó los gritos de una mujer.
Fue como si todo su mundo se detuviera en aquel momento. El pasado y la venganza se fueron a la mierda. Porque la que gritaba era Lola, y todo carecía de sentido si a ella le sucedía algo.
─Hola sobrino...
La voz... aquella voz.
─Te juro que como le hagas algo... un simple rasguño... te mato. Te mato, asqueroso hijo de puta, ¿Me oyes? ¡Pienso encontrarte y te mataré! ─estalló Logan, que empezó a calzarse los zapatos.
─De pequeño te encantaba jugar al gato y al ratón... y yo tengo una presa muy suculenta a la que saborear...
─Te encontraré y te mataré con mis propias manos ─aseguró Logan, al borde de la locura─. Te doy la oportunidad de dejar las cosas como están. Me olvidaré de todo si no le pones una mano encima... incluso te suplicaré para que no lo haga, pero como...
La comunicación se cortó y Logan echó a correr escaleras a bajo. Segundos después estaba montado en la moto y conduciendo a toda velocidad. Tenía que encontrar a Lola para salvarla de aquel miserable.

─Perdóname Lola... ─entornó las manos alrededor del manillar y se tragó las lágrimas─. Perdóname porque todo esto es culpa mía...

¿QUÉ OS HA PARECIDO? AY... POBRE LOLA, LA QUE LE HA CAÍDO AL ESTAR EN LAS MANOS DE ESE LUNÁTICO
¿TEAM ÁLVARO O TEAM LOGAN? ESPERO VUESTROS COMENTARIOS!!!


28 comentarios:

  1. chloe....nos vas a matar!!!!!!!!!!!!!!! esta muy bueno estooooo

    ResponderEliminar
  2. Estoy en en shock por dio Chloe esto es demasiado pobre Lola esta emocionante "Carta con sabor a lima". TREMENDOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH infartitoooo!! TEAM LOGAN <3

    ResponderEliminar
  4. uffffffffffffffffff madre del amor hermoso !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Holaa!!! Ufff pobre Lola , en los lios que se mete ojala Logan llegue a tiempo y no le pase nada.
    Team Logan.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Álvaro, mil veces, espero que el tío de Logan reciba su merecido, desgraciado!!!! Gracias por provocar tantas emociones!!!!

    ResponderEliminar
  7. Prefiero a Álvaro, mil veces, pobre Lola que pasará???

    ResponderEliminar
  8. nooooo!!!! esta muy corto!!!! jajajajaja saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Logan logan la salvará.....no nos hagas esto...no nos dejes así. ?.yo cojeria a ese tío mierda y le cortaba....ufufuuf k me enciendo....bueno desesperada por el siguiente capitulo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. este capítulo fue desgarrador jeje besos Loli¡!

      Eliminar
  10. Hola Chloe!! Estoy enganchadisima con la historia!!! ME ENCANTA COMO ESCRIBÍS!!!!! Espero pacientemente cada capitulo. Pero siempre me dejas con ganas de mas! Te escribo para felicitarte desde Rosario - Santa Fe. ARGENTINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Corina. Muchas gracias por leer y comentar. Besos¡!

      Eliminar
  11. Bufffff como nos dejas!!! Me encanta como va progresando la historia!!!☺☺☺☺

    ResponderEliminar
  12. Dios mio !! Chloe como nos dejas asiiiii . Me como las uñas ......... . TEAM LOGAN

    ResponderEliminar
  13. Team Álvaro...
    Como jugar al gato y al raton santo cielo q no le pase nada a Lolita

    ResponderEliminar