martes, 7 de abril de 2015

CAPÍTULO 31. CARTAS CON SABOR A LIMA

CAPÍTULO TREINTA Y UNO: PRIMERA VEZ.

Lola desvió la mirada hacia la pared. No quería mirar a la cara a Álvaro y que él se percatara de su malestar. Estaba convencida de que tanto su madre como él pretendían apartarla de Logan a cualquier precio y utilizando mentiras que ella no iba a tragarse, pero no comprendía la razón de aquella preocupación por su relación con Logan.
Si lo conocieran no pensarían lo mismo. Solo es una persona que lo ha pasado mal en la vida, y yo estoy dispuesta a descubrir el porqué.
Estaba tan sumergida en sus pensamientos que apenas fue consciente de la cercanía de Álvaro hasta que se sentó en el borde de la cama. La mano de él rozó su muslo a través de la fina sábana, y Lola se estremeció a pesar de que lo que de verdad deseaba era poseer la entereza suficiente para apartarse de él.
─¿Qué tal estás? ─le acarició la palma de la mano con ternura.
Cerró los ojos e inspiró. Detestaba que él la tratara con dulzura en un momento de suma debilidad. Por primera vez, supo que Álvaro aprovecharía su fragilidad para mantenerla a su lado. Junto a él y apartada de Logan, por supuesto. Porque intuía que a Álvaro lo aterrorizaba la idea de perderla, pero algo lo retenía y no podía dar el primer paso.
No fingiría que era inmune a sus caricias, pues la falsedad no era parte de su carácter. Pero tampoco permitiría que continuara jugando con ella, porque de eso se trataba, ¿No?
Retiró el muslo de su contacto y Álvaro arqueó las cejas, sorprendido ante el inesperado rechazo. Una mueca agria se apoderó de su rostro pero enmascaró la rabia producida por el rechazo bajo una falsa sonrisa.
─Lo que te ha sucedido es culpa de Logan ─insistió malhumorado.
Lola le dedicó una mirada asesina.
─Deja de decir eso.
El tono brusco y apremiante provocó otra mirada sorprendida de Álvaro. No esperaba que ella lo defendiera con tanta vehemencia, por lo que empezó a sentir unos celos muy incómodos. La estaba perdiendo... la perdía y no era capaz de recuperarla.
─Lola... siempre has sido una chica muy sensata... ─quiso hacerla entender.
─¡Por eso mismo! ─sentenció malhumorada─. Porque soy sensata acabo de descubrir que me estás mintiendo. Conozco a Logan, y no se largaría así como así si no creyera que es lo mejor para mí. Si no lo creyera... o si alguien no lo hubiera echado del hospital con la ayuda de mi madre... ─le lanzó una mirada acusadora que Álvaro recibió con calma. No le retiró la mirada ni la certeza de que estaba en lo cierto.
─Créeme cuando te digo que ese chico no te conviene ─se inclinó hacia ella, y cuando trató de apartarse de él, la sostuvo por los hombros con ansiedad─. Sí, me he comportado de forma injusta, pero volvería a hacerlo mil veces. Y lo haría porque no puedo permitir que te relaciones con un niñato cargado de problemas.
─Tú no lo conoces... Logan no es un niñato... ─replicó, necesitando que él lo entendiera.
─¡Por el amor de Dios! ─se alteró él─. ¡Por su culpa estás aquí! ¡Fue su tío quien estuvo a punto de matarte!
─No elegimos a la familia, pero sí a las personas que queremos en nuestra vida. Y yo quiero que Logan esté en la mía.
A él se le desencajó la expresión hasta que la transformó en una máscara de frialdad.
─Si eso es lo que quieres, definitivamente has perdido el juicio ─le reprochó furioso─. Si eso es lo que quieres, me largo ahora mismo.
─Adviertes de que te marchas, pero en realidad nunca has estado.
─¿Eso es lo que crees?
─Eso es lo que me demuestras ─apartó la mirada porque le dolía demasiado lo próximo que iba a decir─. Te he buscado tantas veces que he llegado a sentirme como una estúpida. Te busqué, pese a que tu siempre encontrabas una razón para apartarme de tu vida.
─Quiero lo mejor para ti ─necesitó hacerla entender.
─Entonces vete ─determinó sin mirarlo.
Y él se marchó. Lo hizo tan furioso que ni siquiera se esforzó en disimular su enfado frente a los padres de Lola, que lo observaron con preocupación y curiosidad.
Lola respondió con monosílabos cortantes a las preguntas de sus padres, e insistió en que aquella noche deseaba que fuese Andrea quien le hiciera compañía. Pese a que su madre puso el grito en el cielo, su marido la convenció de que era lo mejor, pues Lola estaba encerrada en su propio mundo y se negaba cruzar más de un par de frases con su madre.
Andrea se fundió en un abrazo sincero y cargado de cariño con su amiga en cuanto las dejaron a solas. Le besuqueó todo el rostro hasta que Lola se quejó y consiguió que ambas estallaran en una carcajada. De mejor humor, accedió a contarle lo sucedido con Álvaro mientras que Andrea la escuchaba en silencio.
─¿No dices nada? ─preguntó, cuando terminó de contarle lo sucedido.
Andrea parecía incómoda.
─Lola, no quiero asustarte... pero lo que sucedió en el hospital fue muy incómodo para todos. Yo... preferiría que Logan te lo contara en otro momento. No creo que sea bueno para tu salud que sufras ningún sobresalto.
─¿Sabes? Estoy harta de que todos crean saber lo que es mejor para mí.
Andrea puso las manos en alto para tranquilizarla.
─Solo digo...
─Me gustaría que me hicieras un favor.
─Lo que quieras ─respondió sin dudar.
Le tendió un papel con una dirección garabateada.
─Quiero que vayas a esta dirección y le digas a Logan que recuerdo todo lo sucedido antes de perder la conciencia. Todo. Y que si realmente lo sucedido significó algo para él, que venga esta noche a hablar conmigo, porque yo no puedo quitarme sus palabras de la cabeza.
─Pero Lola... tu madre...
─Me da exactamente igual lo que digan los demás.
***

No se podía quitar de la cabeza las palabras de la chiquilla rubia. Lola lo recordaba todo, absolutamente todo. Y algo debió significar aquella confesión realizada al borde de la desesperación para que mandara llamarlo cuando acababa de despertar en la habitación del hospital.
¿A quién quería engañar? Se moría de ganas de verla.
Tras la bofetada recibida por la madre de Lola, se había largado del hospital con la certeza de que era lo mejor para Lola. No quería granjearle problema alguno, ni minar su recuperación, pues los médicos insistían en su delicado estado de salud. Prefería que se recuperase rodeada del cariño de su familia y los celos de aquel imbécil, aunque tuviera que hacerse a un lado.
Pero las palabras de Andrea lo habían marcado, y ahora conducía su moto de camino al hospital con la intención de ver a Lola por última vez, o eso es lo que en realidad se decía a sí mismo.
Lola sabía que él estaría perdido en el acantilado, y había jugado su única carta disponible para buscarlo. Se merecía una respuesta por su parte, y él pretendía dársela con su presencia.
¡Y qué demonios, se moría de ganas por escuchar lo que tenía que decirle!
¿Qué sentía ella al respecto? ¿Simplemente se había conmovido por sus palabras o existía algo más fuerte que la empujaba a buscarlo? ¿Lo culpaba por el crimen de su tío? Esperaba que no, aunque imploraría su perdón si fuera necesario.
Al plantarse frente a la habitación, inspiró y sacó las manos de los bolsillos. Estaba acojonado por tener que hacer frente a unos ojos oscuros que siempre lo observaban con honestidad. Llamó a la puerta y la voz de Lola le pidió que entrara.
La contempló pequeña y frágil sobre la cama. El cabello oscuro esparcido sobre los hombros, y los ojos abiertos de par en par, observándolo con algo que él no supo desentrañar.
─Lola... ─su voz estuvo a punto de romperse, y no supo qué fue lo que lo sostuvo sobre el suelo.
─Logan ─sonrió y expandió los brazos─. No te quedes ahí, ¿Es que no te das cuenta de que necesito un abrazo?
Y él cruzó la estancia en dos zancadas y se plantó a los pies de su cama. Apretó el cuerpo delgado contra el suyo e inspiró el característico olor que lo volvía loco. Sintió las lágrimas de ella sobre su pecho, por lo que arrugó la frente y la estrechó más, si es que acaso era posible.
Las manos pequeñas se colocaron sobre su pecho y lo apartaron para contemplarlo con los ojos vidriosos y reclamantes.
─¿Por qué te fuiste? ─exigió, y se dio cuenta de que estaba furiosa.
─Me has echado de menos ─descubrió maravillado.
─He echado de menos despertar y no tenerte a mi lado. ¡No deberías haberte ido!
─Tú no lo entiendes, Lola. Yo solo quiero...
─Ahora no ─lo cortó, y él parpadeó extrañado─. En este momento hay algo que necesito más que una explicación.
─Lo que sea.
─A ti.
Acercándose con temor, le quitó la chaqueta con manos temblorosas y capturó sus labios. Lo besó primero con ternura, hasta que el beso se tornó en algo urgente que acabó por tenderlos a ambos sobre la cama. Las manos de Lola dejaron a un lado el pudor para adentrarse por la camiseta y acariciar el abdomen masculino.
Sin dudar un segundo, abrió las piernas para acomodar la creciente erección entre sus muslos.
─¿Qué...? Lola... esto no... ─Logan la contemplaba nervioso, hambriento y aterrorizado.
─Esto es lo que quiero.
─Quizá estar al borde de la muerte te ha hecho delirar.
─Me has amado con tus palabras, y ahora quiero que me ames con tu cuerpo. Nunca he estado tan segura como lo estoy ahora...
Le besó la garganta y agarró el camisón para remangarlo. Descubrió los mulos desnudos y sintió como el vello de la piel de ella se erizaba. Había esperado y ansiado aquel momento desde que la conoció, y se juró a sí mismo que la haría experimentar un placer inusitado.
─No tengas miedo de mí ─le dijo, antes de recuperar su boca.
Lola abrió los labios y se entregó a él en un beso desenfrenado que la condujo al borde de la locura. Sentía la urgencia de Logan contra sus muslos desnudos, y una humedad cálida en el sexo. La piel le ardía y las caricias la mareaban. Necesitaba mucho más...
─Tengo miedo de no saber...
─Eres todo lo que yo necesito ─la cortó, y atrajo su mano hacia la entrepierna─. Lo eres todo, Lola.
Lola acarició el miembro endurecido por encima del pantalón. Los gemidos de Logan la hicieron más atrevida, por lo que le desabrochó el pantalón y él hizo el resto. Se quitó la prenda de una patada mientras ella lo despojaba de la camisa. Luego agarró el camisón y se lo sacó por la cabeza. La joven tembló ante la mirada cargada de deseo, y quiso cubrirse cuando a él se le oscureció la mirada con algo peligroso al descubrir la herida que tenía encima del pecho.
─Es horrible...
Haciendo caso omiso a sus palabras, Logan besó el vendaje que la cubría.
─Lo único horrible es haber estado a punto de perderte.
Arqueó la espalda cuando él plantó un reguero de besos cortos que fue descendiendo por el vientre. Lola se tensó al sentir que él se acercaba a una parte inexplorada de su anatomía. Cerró los ojos, movida por la vergüenza. Entonces, un deseo desconocido se apoderó de todo su cuerpo. Soltó un grito y las manos buscaron el cuerpo de Logan.
─Ah...
─Eres maravillosa ─le dijo, antes de tomar el botón de su deseo en movimientos circulares.
Ella gimió y aferró la cabeza de Logan, enloquecida por lo que sentía. Una sensación intensa explotó dentro de su cuerpo, hasta que la dejó laxa sobre el colchón. Con el corazón acelerado, acercó la mano temblorosa hacia la mesita de noche. Le tendió el preservativo que Andrea había conseguido para ella, y se mordió el labio al contemplar por primera vez el miembro duro de Logan.
Él adivinó sus pensamientos.
─No voy a hacerte daño ─le prometió.
Agarró su muñeca y la llevó hacia su pene. La mano de ella colocó el preservativo con la ayuda de él.
La tumbó sobre el colchón y besó sus pechos hasta que ella comenzó a respirar entrecortadamente. Entonces, llevó una mano hacia su sexo e introdujo un dedo en su interior. Ella lo recibió húmeda y excitada, por lo que tomó su boca y se apoyó sobre los codos.
─Ábrete para mí... hazlo y te prometo que solo encontrarás placer en lo que te haga.
Lola separó los muslos y lo recibió sin dudar. Acarició la espalda de Logan mientras que él se introducía lentamente en su interior. Ella se tensó ante la presión, pero Logan suavizó su malestar con un baño de besos que logró tranquilizarla. Se agarró a sus caderas y se enterró de un empellón en su interior, rompiendo la fina resistencia que los separaba.
Lola gritó, pero Logan acalló su dolor con un beso que provocó el olvido. Permaneció inmóvil dentro de ella, acariciando su cuerpo y besándola hasta que logró acostumbrarse a su tamaño. Solo entonces comenzó a moverse con un vaivén lento y estudiado. Hacía gala de toda su resistencia porque quería regalarle un momento que recordara con cariño.
Se amaron en aquella habitación de hospital hasta que el sexo los condujo a un orgasmo devastador. Sobre el pecho de Logan, ella sonrió plena y supo que no volvería a ser la misma.


¿QUÉ OS HA PARECIDO? AHHHH.. POR FIN LLEGÓ EL MOMENTO!! AHORA TOCA CONOCER LA REACCIÓN DE ÁLVARO, PERO ESO LO SABREMOS EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO!



27 comentarios:

  1. Biennnnnn por finnnnn y con mi Logan,toma yaaaaaaa!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje ahora toca conocer la reacción de Álvarito

      Eliminar
  2. :) Hermoso no esperaba menos del querido Logan!

    ResponderEliminar
  3. moriiiiii Chloe, no me vayas a salir con que Lola estaba soñando porque me vuelvo a morir!! jajajaja quiero massssssss

    ResponderEliminar
  4. Ainssss me ha encantado por fin con Logan. Gracias Chloe

    ResponderEliminar
  5. No se que decir estoy conmovida !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!es un lindo capitulo Chloe . Alvaro perdió la oportunidad de estar de verdad con lolita ya quiero que sea Jueves !!!!!!!!!!!!!!! jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Santo Dios!!!! Chloe. Que capítulo felicidades eres la mejor!!!!!!! Ya veremos la reacción de Álvaro.... Gracias

    ResponderEliminar
  7. Hola!!! Ohh que bonito Chloe , me alegro que haya sido con Logan , ellos merecen estar juntos.
    Haber que pasa en el siguiente capitulo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es cuando Lola está completamente dividida . Besossd

      Eliminar
  8. Siiiiiiii......con Logan y k bonito lo has escrito....es lo k pasa cuanto mas te prohiban algo mas te atrae....los demas le dieron el empujoncito k a lo mejormle faltaba....k lindo capitulo aunque muy corto no????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, los demás le dieron un empujoncito que fue clave

      Eliminar
  9. Todavia no me lo puedo creer, pero esperaba que fuera con Logan ;)

    ResponderEliminar
  10. Siiiiiiiiiiiiiiiii xfinn xfinn y con logan siiiiii lo sabia lo sabia me encantaaaa

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Que bonito y que corto se me hacen los capitulos . Team Logan

    ResponderEliminar
  13. Ains, que bonito¡¡¡¡ Logan desde luego.

    ResponderEliminar
  14. Bueno pues ha sido Logan .. yo prefería Alvaro aunque las cosas pueden cambiar , pero esta claro que era el momento de Logan . Precioso Chloe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... ya sé que muchas preferís a Álvaro. De todos modos, a la historia todavía le queda mucho, y a Álvaro también. Tenemos que conocer lo que sucedió con Amanda
      besos!!!

      Eliminar